Su voz es líquida,

  halagadora y cálida.

Las vibraciones viajan

  a través de mi cuerpo.

Mi corazón salta,

  es agitado su ritmo.

Mi cuerpo se empapa en

  sensualidad.

Mi mente imagina

Sus dedos en mi carne,

volando entre las nubes

  de un placer exótico.

Las crestas de su cuerpo,

llevan mi mente

a lugares desconocidos

que nos esperan para disfrutar.