Un hombre y una mujer (tú y yo) abrazados en un beso se acarician, sus bocas se prenden una a la otra, en un beso húmedo e intenso…

La lengua de él parece ansiosa de su lengua, la busca, la alcanza y la muerde.

La boca de ella busca los labios de él, los humedece, los aprieta y los muerde; el beso se hace intenso, las manos se ponen ligeras, la boca corre hacia el cuerpo de él, su cuerpo, su cuello, su oreja.

Allí ella queda respirando su excitación, la muerde suavemente, y le acaricia el pelo.

Tú de pie frente a mi, me abrazas; el abrazo es intenso, me doy cuenta de que te has excitado; el abrazo es apretado, siento tu pene erecto a través de tu ropa; colándose entre mis piernas… Me gusta, me excita, quiero acariciarte…

Mis manos buscan tu cinturón, lo abro, abro el cierre y te quito el pantalón, allí frente a mi aún con tu ropa interior, te acaricio… Tu respiración se agita…

Tú me miras, tus ojos me cautivan, tu mirada me desnuda, tu deseo está allí.

Levanto los brazos y me quitas la blusa, yo te quito botón a botón tu camisa, cada vez que abro un botón, beso tu pecho.

Allí estoy yo frente a ti, llevo tus manos a desabrochar mi sostén… Los broches se deslizan rápidos, en la urgencia de dejar mis senos a tu alcance, lo desabrochas y lo dejas caer al suelo.

Pones una mano en cada uno de mis senos y deslizas tus dedos hacia mis pezones, los tocas, primero suave, lo que me estremece, y luego lo haces con mas fuerza, lo que agita mi respiración. Te reclinas y besas mi cuello, besas mi pecho y te diriges con tus labios abiertos a mis pezones, te pido que lo hagas suavemente, pero no haces caso a mi petición: con tus dientes capturas mi pezón y lo muerdes una y otra vez, con fuerza, pero sin dolor, sólo tengo en mi mente el placer que ello me da. Repites lo mismo en mi otro pezón, eso me encanta y me decido.

Estamos a los pies de la cama, te quito tu ropa interior y veo que tu pene esta allí, esperándome y te empujo sobre la cama, quedamos al borde; allí frente a ti me reclino yo y comienzo a besar tu pecho, tu desnudo y suave pecho (que me gusta muchísimo); beso desde tus hombros en diagonal de un lado a otro, llego a tus tetillas y trato de morderlas tal como lo hiciste tú, mas es mi lengua quien logra sacarte un gemido, sentir tu excitación me genera ideas en la cabeza y quiero más…

Sigo bajando y me encuentro con tu vientre, lo saboreo un poco con mi legua y llego a la fuente del placer, allí está tu delicioso miembro, lo observo y lo beso, primero suave, y luego deslizo mi lengua de arriba a abajo, eso lo hace reaccionar, y comienza a crecer en mi boca, siento nuevamente tus gemidos, y allí me quedo y comienzo a besarlo y chuparlo con tantas ganas que temo acabes de inmediato (y todavía no es el momento) y me calmo y me salgo y beso tus testículos, uno a uno… Y voy y vuelvo una y otra vez… Y paso mi lengua por tus muslos, y acaricio el borde interno de tus piernas hasta llegar a tus nalgas, y pongo una mano en cada nalga y vuelvo a besar tu pene y lo chupo con gusto hasta obtener el elixir maravilloso que sale de él, tus líquidos transparentes que me señalan que estas deseoso de mi y que disfrutas cada movimiento que hago…

Y paso mi boca, y te saboreo, ese sabor tuyo que quiero quede en mi boca, y te lo vuelvo a besar y te vuelvo a chupar, y me salgo, y acaricio tu pene suavemente. Y mis manos estan suaves y te masturbo un instante…

Tu pene esta erecto totalmente y paso mi lengua desde la punta húmeda hasta tus testículos…Tú tienes mi cabello recogido con tu manos, para mirar cada acción que realizo, me miras y te excitas, me miras y ves mi lengua humeda con tus jugos internos, me miras y ves que tengo tu pene en mi boca, me miras y ves que lo tengo todo en mi boca y crees no poder más, pero yo me detengo, pues esto, esta solo comenzando.

Me enderezo y me quito los pantalones y mi ropa interior, te pido que subas mas arriba de la cama, abro mis piernas con la firme decisión de subirme en tu cuerpo, deslizarte dentro de mi santuario que ya esta húmedo con todo el placer que me ha dado tu miembro en mi boca; y cuando estoy lista tú me detienes, me observas, me miras, me deseas, me quieres y me dices que aún no, ahora soy yo quien se dejará llevar, me dejas caer de espalda en la cama y me besas. Tu beso es profundo, tu lengua acaricia toda mi boca, estoy ansiosa, mi pecho respira rápido y siento que no podré controlarme , pero de igual forma me dejo llevar.

Tu beso me excita, besas mis labios, me muerdes, tu lengua se introduce con dulzura en mi boca, ya no tengo el control, solo estoy allí dispuesta a todo y tú lo sabes.

Besas mi cuello, besas mis senos, chupas mis pezones, y los sueltas, y eso me estremece, y mis gemidos te impulsan a repetirlo, y luego es tu lengua quien calma el ardor en ellos, deslizas tu lengua en círculos sobre mis pezones, te detienes y los miras, los tomas y los acaricias con tus dedos, te observo hacerlo y tu me miras mientras pasa nuevamente tu lengua y yo cierro los ojos y siento tus dientes…

… Y no puedo evitarlo, me quejo de placer, y tu me chupas con deseo y tu lengua me sacude de un lado a otro y no lo puedo evitar, estoy tan excitada que me libero un instante y te reclino y vuelvo a besar tu pecho y mientras mi mano te masturba, yo beso tu boca y paso mi lengua, y te masturbo y tu me detienes: “todavía no… ” Me dices.

Y me reclino en la cama y veo que sabes lo que quiero, y te sonríes y me dices que me lo darás, yo te pido que sea lento porque quiero disfrutarlo y te vuelves sonreír y te acomodas frente a mi, te acomodas sobre mi de tal forma que tu pene queda justo entre mis senos y los juntas, y comienzas a masturbarte allí , lo haces varias veces, hasta que sientes que puedes acabar, pues yo he abierto mi boca y eso te da ganas de terminar y vaciar tu semen sobre mi… Pero aun no es el momento…

Ahora me llevas a la orilla de la cama, te arrodillas frente a mi e introduces tu lengua en mis labios, ¡si en aquellos labios! Y tu legua encuentra mi clítoris de inmediato y un gemido sale de mi boca inmediatamente, y comienzas a mover tu lengua y yo respiro agitada y de pronto comienzas a chupar mi clítoris, y eso es tan intenso, que me estremezco, me levanto y respiro con intensidad… Tu te detienes y te acercas a mi boca y me besas, y nuestro beso es tan profundo como el anterior y vuelves a mi vagina y esta vez tu lengua esta más húmeda y tus dientes me muerden suavemente y mi placer es tan grande que sujeto tu cabeza con mis manos y te saco de allí.

Me cuesta, pero logro ponerte en la cama con tal de que me des tu espalda, allí frente a ella, comienzo a besarla, mi lengua va de un extremo a otro, y te gusta, y mi mano busca tu pene por entre tus piernas y te masturbo suavemente.

Sigo besando tu espalda y te recorro con mi lengua y no me detengo sigo y avanzo hasta llegar a tus nalgas las que beso, acaricio y vuelvo besar, mi lengua esta ansiosa, te doy vuelta y comienzo a chupar tu pene nuevamente esta vez lo preparo para subirme sobre él, y lo coloco dentro de mi, suavemente para luego apretarlo suavemente, y me reclino y tu me besas , el beso es ansioso y llenos del éxtasis de la unión perfecta, somos uno solo, y yo me muevo levantando mi cuerpo e introduciéndolo una y otra vez, tu boca tiene uno de mis pezones el que chupas con ansiedad, te pido te detengas pues no me voy a controlar pero tu sigues y yo no puedo detenerme y estar así es mi mayor placer…

Siento que mi orgasmo viene, es intenso, sube, llega a mi interior; mi gemido es suave pero intenso, tu pene siente mi orgasmo en las contracciones y me dices que quieres acabar tu también mientras aun tengo el orgasmo en mi vagina y mi clítoris aun pulsa.

Nos damos vuelta y comienzo a masturbarte y acerco mi boca, quieres verlo, te incorporas y puedes verlo, tu semen sale intenso, y en mis manos siento tus pulsaciones, tu semen esta en mi boca y en mis labios, yo lo saboreo…

… Y me sonrío… Satisfecha…