Sentada en la ventana observo el mundo, mi mundo desde melancólicos ojos…

Enredo mis cabellos rojos con mis dedos y te recuerdo a ti, sobre mi cama…

Tus recuerdos se agolpan en mi mente y de mis ojos se desliza una sutil lágrima pese a tener una sonrisa que cubre mi mejillas…

Escucho melodías que grabé para ti y que me ayudan a no perderte ni tan siquiera de vista… Y que me transportan a un momento definido sintiendo un escalofrío de placer al recordarlo…

Mi mirada, esa mirada se detiene en algo bello, la luna… Que me trasporta a ti, al más excitante de tus recuerdos y observo mi cama vacía, con sábanas arrugadas y una almohada que no frena ni llena mis ansias de ti…

Y, cuando mis sensaciones se despiertan, crecen y quieren salir… No puedo evitar pensar que…

Y, si tú eres quien desliza sus dedos por mis cabellos
Y, si eres tú quien transforma mis deseos en realidades de ti..
Y, si son tus labios los que llegan a mi boca hasta poder saborearte…
Y, si es tu voz la que escucho y me susurra en mi oído haciéndome escuchar la más intensa de las melodías…


Y, si es tu mano que se desliza por mi piel erizada por tu sutil y leve tacto haciendo que mi cuerpo grite tu nombre por cada poro de mi piel…

Y, si es tu imagen la que tengo enfrente y se desliza a mi alrededor recorriendo mi alma en un cuerpo a cuerpo…


Y, si es tu presencia la que me trae y me lleva por un camino, el camino que recorre infinitos momentos e instantes de placer y disfrute de todos y cada uno de nuestros sentidos…