Fantaseo que despierto contigo a mi lado, es una deliciosa sensación, apenas me muevo para no interrumpir tu sueño, te miro en silencio, escucho tu respiración, permaneces inmóvil, las sábanas te cubren hasta el pecho, tu cabeza reposa sobre dos almohadas y tus piernas relajadas algo separadas…
Me escabullo por debajo de las sábanas, muy despacio para que no te des cuenta hacia donde me dirijo, mi cabello apenas se atreve a rozar tus muslos, comienzo a besarte despacio, aun no puedes sentirme recorro tu pubis, con besos cortos y pausados, llego a tu miembro que se encuentra dormido, mi lengua lo despierta y humedece desde la punta, empiezas a sentirme, un suspiro me lo ha dicho.
Mis manos recorren tu pecho, has despertado pero finges estar dormido, saboreo cada centímetro de ti, siento como tu miembro despierta contigo, ávido de caricias y mimos ahora está erguido, no abres los ojos solo disfrutas el momento, te dejas llevar, te dejas hacer, te dejas querer…

Ahora estoy sobre ti y beso tus labios, siento como poco a poco me llenas de ti, tus manos sobre mis muslos acariciándolos suavemente, siguiendo el compás que marca mi cadera, y ahora, en un sólo movimiento, te siento tan dentro, te siento tan mío, tu piel se eriza y tu respiración está contenida puedo sentir lo que viene… Mi cuerpo se tensa y se me escapa un gemido… Me abrazas contra tu pecho… Y dejas que el placer se escape de nuestros cuerpos.
El día apenas comienza, me dirijo a la ducha, un viaje por la fantasía nos espera…