Mi erotismo de mujer crece y mi deseo se despierta cuando te recuerdo y te recuerdo en todos y cada uno de mis momentos…

Mi erotismo de mujer y mi erótica del placer, de tu placer…sólo, exclusivamente del tuyo, aumenta cuando pienso y recuerdo el sabor de tus besos, el contacto de tus caricias y un único deseo: SENTIRTE…

Mi erotismo de mujer se desencadena, cuando te imagino delante de mí y mi cuerpo tiembla, se desata y se envenena sólo con anhelos de tu sentir, ese sentir que no tengo, me obsesiona y me alimenta…

Mi erotismo de mujer se acelera, cuando mis sentidos se disparan, cuando mis latidos se desatan, mi corazón te llama, mi cuerpo te desea, y mi alma te ansía con el sólo deseo del tener de tu presencia, con el sólo deseo de unir tu cuerpo y el mío, con un único deseo: TÚ…

Mi erotismo de mujer aparece cuando tu recuerdo invade mi mente en medio de la madrugada y me despierto observando tu imagen en mi cabeza, y deambula y puebla mis pensamientos mi cuerpo te desea, mi piel te extraña y yo te nombro para que se haga tangible tu presencia…

Mi erotismo de mujer aumenta, crece y arde cuando cierro los ojos, te voy imaginando y te desdibujo entre mis piernas, sobre mí, en mi y me dejo llevar por esos recuerdos de encuentros, de momentos y el compartir de esos, nuestros deseos…

Y así, mis manos se convierten en las tuyas, me recorren palmo a palmo, recordando incluso todos y cada uno de mis aromas y percibiendo aún hasta el sonido de tus suspiros, el oír de tus gemidos y el sentir de tu voz barítona sobre todos y cada uno de los poros de mi piel erizada centímetro a centímetro por ti y con tu recuerdos aún marcados…

Mi erotismo de mujer aumenta cuando te pienso, y descubro algo nuevo que me agrada de ti… Me agrada que te des cuenta de mis cambios, de mis sentires, de mis pasares, de mis pesares, de mis porqués y de mis portantos… Y eso me agrada porque te invoco, me sientes, me conoces y me descifras… Que ya es bastante…

Mi erotismo de mujer se eleva al pensar en ti cuando amanece, cuando anochece pero sobre todo pueblas esas noches, en las que, mis momentos se colman de ti cuando recorro con mis dedos por mi piel y evoco pensamientos desde mi alma que quiere gritarle al viento tu nombre mientras mi imaginación me lleva a un intenso orgasmo, como una supernova que estalla.

Y así, estas noches, quiero que seas tú el que descubra mi erotismo de mujer caminando entre mis sueños y vagando entre mis sábanas y surcando por mi cuerpo que te llama…

Y yo mientras seguiré desnuda en mi cama, gritando y pidiéndole a la noche que te traiga conmigo hasta el alba…