Y no se porque será,
pero en cuanto te siento
me transtorna tu presencia
y me llenas de deseo.

No es tu aroma, ni tus besos
ni las sonrisas que veo
ni la belleza de tu cuerpo,
Eres tu, todo tu, entero.

Llenas mi pensamiento,
mis manos ansían tocarte
desnudarte en un momento
y entregarme a ti, poseída.

Hacer que tiembles y goces
acariciar cada milímetro,
cada pliegue de tu piel
olerte, saborearte, sentirte.

Si, es tanto el deseo
que no puedo reprimirlo
ni quiero, solo espero ese dia
que no parece llegar.

En el que me pierda y te pierdas
en una locura soñada y caliente
de cuerpos fundidos en uno
  y que el tiempo se detenga eternamente …