Imagínate…
te veo… me ves
nos encontramos…
nuestros cuerpos están sedientos.
Imagínate…
desabrocho tu camisa
y desciendo con mis labios
desde tu cuello…

Me detengo en la aspereza
de tu pecho… Y…
delicioso placer estoy sintiendo.


Imagínate…
sigo bajando, bajando bajando…
me detengo entre tus piernas,
para depositar allí, mi fuego.
Imagínate…
me voy acercando a
la palpitante dureza de tu sexo,
eres una tentación para mí.
Pero tiene amarres y candados…
bien resguardado está,
mis manos luchan por sacarlo…
¡Pobre preso!


Imagínate…
Salta la hebilla de tu correa,
introduzco mi mano con prisa…
palpo y toco…
qué suave se siente
me muero por deslizar mi lengua…
y degustar extasiada
el exquisito manjar…Soy dichosa…ya no tengo miedo,

tú… Tú no  aguantas más…
me pides, me ruegas…
que te deje entrar…
ya no existe la cárcel…
El preso está libre y yo seré su esclava…


Imagínate…
me quitas las bragas,
y me sientas allí mismo…
en aquella mesa,
y me penetras con ternura
y con ansia desaforada…
Mis pechos calman la sed de tus labios…
y yo… me entrego al placer,
dejando escapar suspiros y gemidos
Descontrolada.


Ahora sí…
Abrimos puerta a los sentidos,
y subimos juntos al cielo.