Esta mañana he hecho el amor contigo, pero tú no lo sabes… Te he hecho el amor antes de que despertaras… Te tuve en mis manos y no hice más que poseerte, he hecho de tu cuerpo mi parque de diversiones…

No te lo diré, espero que pronto veas la pasión reflejada en mis ojos. Estoy segura, la pasión se nota, la atracción se palpa, la excitación se percibe en mil matices…

Si solo con recordarte mi vientre arde, si solo verte provoca que mi cuerpo tiemble… ¿Cómo resistirse?

Ésta manaña tengo ganas de mucho sexo, ganas de furia y pasión sin preguntas, ganas de jadeos, respiros entrecortados y miradas de placer…

Ésta mañana he despertado con hambre de tí, un extraño que siempre vuelve a mi lado… Ganas del hombre que me mira mientras me quito las pantimedias y me agito el cabello, lista para desatar un choque…

Ésta mañana tengo ganas del desconocido que, parados en el semáforo o en el tráfico, me mira quieto, quietísimo y observa atento mis movimientos mientras me mojo los labios y me acerco para besarle…

ÉSta mañana tengo ganas de aquellas miradas nocturnas que no necesitan presentaciones, que se dejan envolver por la música y la lascivia, que juegan coquetas al compás de exquisitas caricias, minuto a minuto, en un ambiente embebido de excitación…

Ganas de un lugar oscuro y apartado con un hombre sin nombre, sin pasado ni futuro, que luego desaparecerá dejándome como único recuerdo de su presencia la marca de su piel en la mía…

Ganas de dejarme llevar, de sexo rudo, de sentirme fuera de lugar, fuera de mí… Dejando prejuicios, dejando estereotipos y formalismos de lado.

Ganas de que me hagas sentirme viva cada día, cada hora, cada minuto con tu cuerpo aderezado con el mío… quiero que mi garganta se desgarre con mis gemidos… Tu has vuelto a poner mi pasión en marcha…