Ven a navegar por mi cuerpo desnudo,
con tus manos ardientes de pasión;
descubre mi sensualidad,
ahógate en los ríos de mi ansiedad.


Recorre cada poro de mi cuerpo,
que deseoso está de ti;
estremécete y entrégate
que tu lujuria me hace desmayar.

Acaríciame lentamente,
hazme resurgir;
rodea mi cintura,
bésame con locura,
hazme delirar,
enrédate en mi cabello rizado,
no me dejes escapar.


Mírame a los ojos
mientras mis manos desnudan tu cuerpo;
encuentra mis oscuridades
y navega en ellas sin recelos.

Déjame sentir tu dureza
que provoca jadeos y suspiros
sin frenos y sin esperas.

Tómame esta noche, amor,
que necesito hoy sentirte muy dentro de mi
y disfrutar lo nuestro
como cada noche se vuelve éste
tan esperado y caliente encuentro.