Tu y yo
Piel contra piel,
latido contra latido
corazones sangrantes de amor
palabras dulces que se enredan como espinas,
labios que prenden fuego en la piel
marcándola en cada estremecimiento.

Una vez más caigo a tus pies,
me riendo sin más,
no hay tregua para ti y para mi,
no ha redención ni descanso
para nuestras almas torturadas,
encadenadas a un pasado oscuro,
condenados por actos descontrolados.

Lujuria que arrasa mi ser
con egos arrasados, abrasados
en tus ojos que me someten,
mi tortura, mi deseo mi condena: tú…
toma las cadenas de mi alma
enredala en ti con palabras de amor
flotando en la nada de nuestra luna carmesí.

Tu y yo…
testigos mudos de un destino,
de nuestro castigo, deseo y flagelo,
azote de nuestros impulsos
regreso a ti sin nada que ocultar
tu que conoces los demonios de mi mente
que recorres cada recoveco de mi ser
que posees mi cuerpo y la esencia de mi alma,
liberame con tus besos y hazme volar
entre brumas donde somos libres,
donde tú no eres el cazador
sino la presa abatida en mis brazos,
mansa y tranquila.

Tu, yo y…
el secreto de tu sonrisa letal
tras la que escondes tu verdad.

Tu, yo y el verso que cayó de mis labios
con una lagrima de sangre,
besos intensos que marcan tu piel.