Te presiento, y donde estés

te traigo cerca

y siento que me incendio.

Tu fuego

invade mis sueños

con la proximidad

de un nuevo encuentro.

Poseida estoy por ti,

no hay excusas ni pretextos

Cadenas de espejos con lascivia

reflejan nuestros desnudos cuerpos.

Dos bocas enfrentadas

besándose y gimiendo.

Tu piel sobre mi piel

provocando ésos momentos.

Si no estás, te reinvento

¡No te vayas…no te dejo!

Capturado estás de mi

Mi lujuria es tú universo

Te siento…Te devoro,

desesperada, tu boca muerdo

Capturo tu atención:

“caerás en la red de mis deseos.”

Infinitos caminos

conducen al regreso

Te llamo… te invoco

sé muy bien como hacerlo

No hay reproches,

no hay palabras

ni fallidos intentos.

Somos pieles imantadas,

hoy me tienes… Hoy te tengo,

vayamos colmando el aire

de suspiros y de jadeos.