Existen ciertos sitios típicos en los que las parejas suelen mantener relaciones en su auto. El parking del centro comercial puede ser una buena opción si, por ejemplo, vas al cine y no aguantan las ganas de manosearse, besarse, toquetearse e intensearse.
Y otro sitio clásico es un lugar apartado de las carreteras y calles solitarias en la madrugada.
¿Porqué no hacer un manual sobre el sexo en el coche?Aquí encontrarás algunas posturas (algunas fáciles, otras no tanto) para tus orgasmos sobre ruedas…

Esta es una postura clásica, aunque la chica puede acabar un poco agotada de tanto subir y bajar.
Echa los asientos delanteros todo lo adelante que puedas. El chico se sienta en la parte central del asiento trasero y la chica se coloca encima. Así, la chica puede tocarse el clítoris a la vez que controla el ritmo y la profundidad de la penetración. El hombre puede guiarla con sus manos y besarla y acariciar sus senos y sus nalgas.

Esta variación del misionero es la postura más utilizada. Reclina todo lo que puedas el asiento del copiloto y ¡a disfrutar! También puede practicarse en la parte trasera del coche, echando hacia adelante los asientos, tal y como se ve en la ilustración.

Hacer sexo oral a tu hombre dentro de un coche es una tarea muy sencilla. Por ejemplo, el chico se sienta en el asiento del conductor y la chica en el de copiloto, ¡y al tema! El problema viene a la hora del cunnilingus… La mejor opción es la siguiente: se echa el asiento del copiloto todo lo atrás que se pueda y la chica se sienta ahí con las piernas abiertas. El chico se pone en el hueco que hay debajo de la guantera y listo… Pero si tu coche es grandecito, puedes probar con un delicioso 69.

Para quienes son audaces, el interior del carro representa una limitante en cuanto al espacio, asi que ¿porqué no tener sexo en la cajuela o el cofre del automóvil? No sé ustedes, pero a mí siempre se me antoja :3

Y bueno, para aquellos que pensamos en sexo todo el santo día, lugares y ganas para hacer el amor sobran. Así que ya vienen los artículos para tener sexo en el sofá, en las escaleras, en el avión y hasta en el probador de un almacén.