Ahora que ya lo viví, hace un mes exactamente, quiero despertar a tu lado y deseo ver tu erección todas las mañanas. Despertarte con mi boca, mis manos acariciando tu vientre y pecho, tu vello, lamer tus testículos y lanzar mi aliento sobre ellos. Quiero que mi cuerpo sea el calor si sientes frío por la mañana.
Quiero llenarte de besos húmedos, quiero perderme y enviciarme con tu cuerpo canela y fuego. Quiero saciar por completo tu apetito, quiero
Quiero que la ansiedad de mi lengua y la fuerza de mis manos hagan brotar el fluído transparente de la punta de tu pene.
Quiero hacerte sentir, quiero chupar, quiero mordisquear, quiero lamer, quiero besar, quiero probar, quiero gozarte, usarte y saber que eres sólo mío…

Quiero excitarte al máximo, quiero que tiembles, quiero escucharte… ¿Te gusta cómo lo hago? Sé que te gusta porque sé que puedo hacerte gritar de placer, de un placer enorme, y muy largo… Mis labios arden, inflamados por los intensos besos de tu boca… Eres una fuente de placer innagotable, a tu lado el tiempo empieza a detenerse, y poco a poco y muy despacio el aire empieza a oler a tí.

Anhelo tu cuerpo, y al marcharte, después de estar ésos días juntos, me queda el vació de estar nuevamente sola…

¿Vas a quedarte ahí? Date cuenta, ya estoy lista para tí, para guiarte a mi interior…